Casas Con Alma

Cuando una propiedad sale a la venta,  siempre trae consigo un pasado lleno de historia y emociones y, así mismo,  un futuro por descubrir. No podemos contaros la historia de cada una de ellas, pero hoy me apetece contaros la de esta casa con Alma.

Cuando Ana, amiga y compañera años atrás,  me dijo que su madre, Doña Amparo, quería poner a la venta su casa pensamos que sería una más…. pero me equivoqué. La casa era y es especial. Cuando la vi por primera vez fue todo un flechazo, pues es un inmueble diferente, una construcción de los años sesenta con grandes muros, techos altísimos, acogedora… y un gran jardín con pinos  que no podía ser mejor recibimiento .

Allí habían pasado sus mejores años  una familia de Madrid: Don Luis, Doña Amparo  y sus cuatro hijos. Vacaciones, festivos, puentes… tenían muy claro que el destino era viajar hasta Málaga y disfrutar de la casa de la playa. Los peques de la familia y sus padres  compartían juegos, risas, baños interminables en el mar, noches de verano en el jardín… momentos inolvidables.

Deciden ponerla a la venta y lo hacen motivados y con ilusión, pero a su vez tristes por tener que decir adiós al hogar de veraneo que tantos recuerdos y momentos guardaba.  Iniciamos el proceso de comercialización de esta vivienda peculiar y empiezan a contactarnos los  clientes compradores.

Esta propiedad reunía características de un unifamiliar y, a su vez, contaba con algunos aspectos compartidos con el vecino. Sabíamos que esa “ambigüedad” iba a requerir de un plan de marketing y comercialización muy específicos para esta propiedad y nos pusimos manos a la obra.

Después de reunir toda la documentación y revisar que, a pesar de la antigüedad de la vivienda, todo estaba en orden y acorde a ley, despejamos el interior de la vivienda e incluimos elementos decorativos para potenciar cada una de las estancias y tomar las fotografías profesionales. Todo estaba listo y el Equipo Dilmun preparado para iniciar este nuevo reto.

Llamadas, envio a clientes, contactos desde nuestros diferentes canales de comercialización…. Las visitas se iban sucediendo. Tras los primeros meses y un buen número de visitas, seguimos con nuestras acciones: ajuste de precio tras ver como interactúa el mercado comprador y jornada de puertas abiertas para compañeros y clientes. Continuamos.

Tanto Yolanda,  como Jose y  Mar  salían con visitas, prácticamente  a diario, con la certeza de que la vivienda terminaría recibiendo a su comprador ideal.  Se resistía; y pienso ahora mirando hacia atrás… ¿será que las casas tienen alma? ¿Sería que nuestra protagonista había sido muy feliz con sus dueños y se resistía a ser vendida?

¡Llegó el día en que esta casa con Alma eligió a sus nuevos dueños! Tizziano y Laura, jovenes guapos, amables, educados y con un  futuro por delante maravilloso eran los afortunados. Todo encajaba y no podíamos imaginar a mejores propietarios. Esta bonita vivienda tiene mucho que ofrecer, muchas risas, amores, momentos y vida por disfrutar.

Doña Amparo y su hija Isabel cerraban las puertas del que había sido su lugar de recreo y descanso. Dejaban un hogar para que Tizziano y Laura lo llenaran de alegría nuevamente. Dejaban su querida Costa del Sol sabiendo que sus recuerdos y vivencias quedarían para siempre.

La labor del agente inmobiliario es compleja,  ya que requiere de muchas acciones, visitas, gestiones… A su vez, tenemos el privilegio de cambiar vidas y de tener un trabajo mágico y satisfactorio cuando vemos que una pareja se abraza emocionada y con la ilusión reflejada en sus caras al estampar su firma para el que será su nuevo hogar en Jarales de Calahonda.

¡¡ Enhorabuena Familias !!

 

M Angeles Tapia Directora

 

 

 

2 Replies to “Casas Con Alma”

  1. No sé cómo será la casa . Pero la historia es bonita . Verdad q las casas se hacen hogares con gente como vosotros . Enhorabuena . Muy bonito !!
    M. Rosa

    1. Muchas gracias por tus palabras M Rosa!! Nos ha alegrado leer tus bonitas palabras.
      Un saludo de todo el Equipo Dilmun

Deja un comentario